Carmen M. Sosa se prepara para un trabajo más intelectual (16)

Tiempo estimado de lectura: 6min 19sec

El silencio se ha instalado en la vida de Carmen M. Sosa. Sus rutinarios días pasan en blanco y tan solo se asoma algo de color al llegar Manuel eufórico y parlanchín por las noches, con nuevos juegos de palabras que se pueden interpretar de diferentes maneras. Algunas veces se inventan bailes antes o después de las cenas para llenar esos momentos llenos de mutismo, mímicas y retomar la alegría de estar juntos.

Aunque Manuel utiliza frases que necesitan ser explicadas muchas veces, Carmen está feliz de que otra vez hable con la alegría que lo caracteriza.

Para comprender esa nueva jerga que Manuel utiliza en sus cortos monólogos y que ella por más que se esfuerza no entiende, revisa el chat del grupo «vida próspera». En esa búsqueda encuentra las mismas expresiones en diferentes comentarios, pero con significados distintos en cada ocasión. Esta diversidad de interpretación de los términos la confunde y genera una curiosidad mayor «¿Será que no presto atención…? ¿…qué me estaré perdiendo…?».

En esa exploración por el chat descubre una conversación que la aleja de su búsqueda inicial, allí halagan a uno de los participantes por su óptima transcripción de datos en los informes. Sigue el hilo y encuentra varias felicitaciones a ese miembro del grupo por su promoción en el equipo. Carmen recuerda que ella se destacó en sus años de estudiante por su excelente ortografía y redacción. Se queda pensativa: «Si este individuo logró un ascenso, yo puedo abrirme camino en el mundo laboral». Decide volver a ejercitarlos y prepararse para un trabajo más intelectual donde pueda poner en práctica estas habilidades.

Busca en los libros que Manuel ha llevado a la casa, encuentra algunos temas que llaman su atención y le permiten realizar las viejas prácticas que acostumbraba hacer: copiar un párrafo y escribir a su lado otro con la misma cantidad de palabras, pero que expresen lo contrario. Pasa la mañana con este ejercicio y al terminarlo sigue con el siguiente que consiste en reducirlo a la mitad, sin perder la esencia de la idea. Al llegar la noche Carmen tiene realizados varias actividades.

Durante la cena le habla a Manuel de esa tarea, él sigue la conversación con mucho interés, le pide detalles y le propone transcribir un párrafo con las ideas que él escucha a escondidas en el trabajo. «Así tú tienes un nuevo material para practicar y al mismo tiempo le buscamos el significado a esas enigmáticas expresiones que ellos utilizan y a las que les dan tantas interpretaciones. Son tan complicadas las explicaciones que yo, a pesar de estar presente, me pierdo con sus palabrerías.»

Deciden reproducir esos fragmentos que Manuel recuerda, para que Carmen las utilice en sus próximas composiciones. Bajo la atenta supervisión de la extraña abeja que ha decidido acompañarlos en sus conversaciones nocturnas, después de cenar, se ponen a seleccionar las frases que él escuchó esa misma noche, hasta que forman un párrafo que se ajusta a la idea que él cree fue la expresada en la reunión. Luego se van eufóricos a la habitación, han encontrado una nueva manera de llenar de colores su universo.

Sigue en: Salvemos el entorno (17)

Hasta el 10 de febrero

Índice

Publicado por rosaboschetti

Relatos, historias, ilustraciones… y flexiones sobre arte

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: