Las vendas de sus ojos (microrrelato)

Las palabras de Kant le ayudaron a quitarse las vendas de sus ojos y como un imán la realidad inexorable lo atrajo a la realidad. Comprendió que sus sueños eran infantiles, estaban hechos de castillos de arena. Con sumo cuidado los subió a un aerostato y los dejó volar. Se convirtió en una persona adulta... Leer más →

El paisaje que siempre quise visitar (microrrelato)

Aún llovía, de repente la bombilla estalló, subí muy alto para cambiarla. Desde allí divisé, sentado al lado de mi cama, a un ser extraño que fijó su mirada en mis ojos. Ambos nos contemplamos con la profundidad que da el conocimiento. Me mostró una gota de lluvia en cuyo interior había un paisaje de... Leer más →

Marineros a la fuerza (microrrelato)

Reclutados, compartimos ser marineros a la fuerza: comida nauseabunda, castigos con manos de hierro. Cuando mataron a los insubordinados, tomamos el barco, huimos al Caribe, robamos tesoros. Compartimos el botín en nuestro refugio, el Palacio de las Mareas. El canal de Yucatán permitió el regreso a Europa. Paramos en Sevilla. Allí fui por el bosque,... Leer más →

Fair Lane (microrrelato)

El zorro sigiloso persigue al ratón, pero desde el río Dearborn es observado por Caronte. En la casería presa y cazador cruzan Puente Alto. Caronte no desea volver solo por lo que va tras ellos. Al salir del puente sus milenarios ojos se asombran y de inmediato se comunica con Hades: —He visto unas máquinas... Leer más →

La familia Hirundinidae (microrrelato)

Atrapado en arenas movedizas, me aferré a una rama. No sé si el árbol se desvanece junto a mí o simplemente es mi imaginación. La rama se rompió, se convirtió en un bastón y al moverlo se transformó en batuta. De repente, se escucharon unos cantos. Eran de ocho aves paseriformes, de la familia Hirundinidae,... Leer más →

Hospital de juguetes (microrrelato)

Sentí un ardor en el pecho, no supe qué hacer por lo que llamé de emergencia a los bomberos. Llegaron apresurados. Al no haber incendio me interrogaron, pero antes de desmayarme señalé mi pecho. Decidieron llevarme al hospital. Los médicos se reunieron, decidieron hacerme una radiografía para ver lo que con tanto empeño les explicaba.... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: