Luz brillante (Extracto de Malas decisiones. Relato corto)

Al abrir los ojos se vio con todas sus hijas en la morada de los muertos y en el ambiente se palpó algo inusual.

Sigue leyendo “Luz brillante (Extracto de Malas decisiones. Relato corto)”

Laberinto (relato de un sueño compartido)

Cansadas nos fuimos a dormir. Las sombras que se movían en los párpados de Anier pasaron a los míos y luego a los de todas sus hijas. Una voz varonil con excelente pronunciación nos envolvió, sus matices entraron con rapidez a través de los oídos de todas nosotras.

Sigue leyendo “Laberinto (relato de un sueño compartido)”

Ella cambió, como del día a la noche (relato corto)

Busqué a Milagros. La encontré de pie dentro de una habitación, con las rodillas muy juntas y la espalda recostada de esa puerta que estaba abierta lo justo para que mi cuerpo pasara, no sin dificultad.

Sigue leyendo “Ella cambió, como del día a la noche (relato corto)”

Grietas domésticas (relato corto)

Una madeja de fibras me cerró el acceso a los pensamientos de Anier, quien volvió a sentir sonidos que no corresponden con las desorganizadas imágenes. En un intento por organizar, me detuve en unas siluetas lejanas de su mente. Distinguí una tarde soleada, una salida en pareja que prometía terminar en noche de estrellas infinitas. Algunas copas de árboles rodeaban aquellas pequeñas y acogedoras mesas dispuestas como un oasis en mitad del parque. Logramos centrarnos en esa visión.

Sigue leyendo “Grietas domésticas (relato corto)”

El expulsado (extracto de Malas decisiones. Relato corto)

Un día como otro cualquiera, en el «local de la tertulia de la tarde» Ellos se instalaron en su rincón favorito. Onagnaz, en voz muy alta y con su particular ritmo de tres pausas habla, como si fuera consigo mismo:

Sigue leyendo “El expulsado (extracto de Malas decisiones. Relato corto)”

Pies de polvo (relato corto)

Como espesas gotas de barro fueron llegando, con sus características vestimentas azules ignorando el protocolo de la ocasión, creando una marcada diferencia con el negro de otros que también iban llegando en pequeños grupos con sus rasgos individuales y tenues fragancias artificiales anuladas por la fuerte emanación de ellos. Reconocí a esos que había visto por los pasillos disfrazados de gente sombra. Ellas, con sus cabellos al natural, dejando ver la sexualidad propia de cada una. Siempre mostrando todos sus atributos, decididas a explotarlos en nombre y por el bien del grupo. Ellos, con sus accesorios de gran tamaño, plata para la mayoría y oro blanco para Víctor y Daniel.

Sigue leyendo “Pies de polvo (relato corto)”

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: