Mi firma (relato corto)

Llegué a una calle con una diminuta acera para caminar, una calzada muy angosta, tanto, que tuve que pegarme a las pared de una casa para permitir el paso de algún coche eventual. Todas las casas se parecían mucho: pequeñas, dos plantas.

Había pocos vecinos lo que me pareció perfecto, además justo al frente había una reserva natural. Supe que no se podía edificar en ella, por lo que tendía vistas maravillosas que compasarían la falta de jardín, uno de mis “imprescindibles”, quizás por eso era la más cara que había visto. Pensé que por las vistas y el frescor que se respira valdría la pena.

Pregunte a la persona que mostró la vivienda por los contenedores de basura y del aparcamiento del coche. Esa persona respondió, con su gran sonrisa, que los contenedores están a sólo 3 calles porque, como era obvio, un camión no podía desplazarse por allí y que el aparcamiento para el coche (también sólo a tres calles) se lo podía negociar con los encargados, eso sí, debíamos acordar una pequeña cantidad. Aquí los dos sonreímos con complicidad, compartimos el conocimiento de algo evidente. El trato se cerró. Compré la casa.

En el aparcamiento, a tres calles de distancia, fui considerado usuario con preferencias y descuentos en tarifa desde el primer momento lo que permitió al camión de la mudanza aparcara sin problemas. Dos individuos sudorosos y cansados cargaron con los muebles y todas las pertenencias. Las idas y venidas por esas calles incrementó el costo del traslado, se pagó con tranquilidad mientras pensé que el olor del césped, los árboles, las flores, en fin, que tener a un paso ese parque natural, merece la pena todos estos pequeños sacrificios.

Los habitantes de esa callejuela hacían vida en el parque. Lo usan para desayunar, almorzar, hacer la siesta, reuniones vecinales, cenas, y cualquier otro festejo de esos que aburren seguir enumerando. No fue difícil integrarme a las idas y venidas junto a los residentes desde las casas al parque a través la estrecha vía asfaltada. Pronto fui parte de ellos. 

Al poco el tiempo de haberme sumado a esa rutina noté grietas en la diminuta calzada, que tan solo permitía el paso de un coche pequeño.

Aproveche una noche en el parque para hablar en voz alta, con todos a la vez, sobre las grietas. Se concentraron a mi alrededor cuando usé como principal argumento el poco tránsito y lo mínimo de los desperfectos por lo que sería económica su reparación, así que sugerí que nos pusiéramos de acuerdo para arreglarla antes de que fuese a más. Ante el breve y decidido discurso nos organizamos: se eligió un comité con los habitantes más antiguos, del cual evidentemente me excluyeron.

Redactaron un documento y aunque pensé que tenía errores, no dije nada y me sumé a dicha firma con cierta molestia interna por lo que la firma quedó un poco más grande que la del resto, dando la impresión de ser quien lidera la solicitud. Así el comité se dirigió a las autoridades con el documento en sus manos. Éste enfatizaba la “obligación de la institución en preservar el parque y por lo tanto los vecinos firmantes exigen los arreglos de la calzada para mantener su acceso y evitar más deterioros”

Las autoridades escucharon las peticiones. Decidieron hacerse cargo de los arreglos necesarios. De mutuo acuerdo resolvieron aprovechar los días festivos, próximos al fin de semana, para realizar esos trabajos. Acordaron que dado lo estrecho del espacio y para evitar molestias (el polvo, ruido, etc.) los vecinos nos iríamos esos cuatros días (para dejar la calle y casas vacías).

El jueves por la tarde parecía el inicio de una gran fiesta: nos saludamos con las manos, bromeamos, nos despedimos alegres, cargados de cuantas cosas se nos pudieron ocurrir llevar para pasar esos 4 días mientras caminamos hacia el aparcamiento. Ya en la playa no pude disfrutar del mar ni del sol, mi mente no paró de imaginar los posibles arreglos que estarían haciendo, no dejé de pensar en la felicidad que me esperaba al volver: la calle arreglada, lisa, perfecta y el parque, ese maravilloso oasis verde.

Por fin llegó el momento de regresar. Dejé el coche en el aparcamiento, caminé con mis cosas en ambos brazos y en la mochila sobre mi espalda, sentí el cansancio. «Es increíble la cantidad de tonterías que llevo solo para unos pocos días de vacaciones» sobre eso pensaba mientras apresure los pasos, «solo espero ver la tan amada callejuela» me atreví a bromear con mi mente al recorrer las tres calles que separan el aparcamiento de la casa. En el trayecto me encontré con algunos vecinos que parecían un grupo de excursionistas felices por llegar a su destino. Nos saludamos con amabilidad, pero sin mucha euforia por el cansancio.

Al entrar a mi calle la percibí oscura, esa luz no era habitual. Al avanzar me dio taquicardia, vi un enorme muro. Habían cercado el parque. Pude leer en una gran valla como las instituciones agradecen a los habitantes la alerta sobre el posible riesgo del parque al estar al descubierto. También habían colocado una puerta y una caseta con un vigilante que vendía entradas para acceder.

La calle quedó oscura, las diminutas casas parecían estar aplastadas por el muro y la imponente valla. El pequeño desperfecto de la calzada quedo intacto.

Relato. Mi firma. Después

4 comentarios sobre “Mi firma (relato corto)

Agrega el tuyo

  1. Qué deprimente. La vida está llena de malentendidos y errores de cálculo. La cándida actitud de los vecinos abandonando sus casas durante cuatro días y dejándolo todo en manos de la autoridad, da que pensar. Y ese desastre lleva estampada nuestra firma, que es como la guinda del pastel. Saludos cordiales.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Reve Cossue

Encadenado a mis palabras, fiel a mi corazón

Para saber más de mitología

Relatos, ilustraciones, reflexiones sobre arte y algo de cine

Letras Prestadas - Club Pickwick

Relatos, ilustraciones, reflexiones sobre arte y algo de cine

Gladiatrix en la arena.

Relatos, ilustraciones, reflexiones sobre arte y algo de cine

El arte de las musas

Relatos, ilustraciones, reflexiones sobre arte y algo de cine

Sociología inquieta

Relatos, ilustraciones, reflexiones sobre arte y algo de cine

Flipo en mayúsculas

Relatos, ilustraciones, reflexiones sobre arte y algo de cine

Hedwig Kudo

Mi rincón cibernético

El Vuelo del Yobirou

Relatos, ilustraciones, reflexiones sobre arte y algo de cine

MUNDO PANDERETA

Relatos, ilustraciones, reflexiones sobre arte y algo de cine

EL TINTERO DE ORO

Relatos, ilustraciones, reflexiones sobre arte y algo de cine

MONDO BIZZARRO

Relatos, ilustraciones, reflexiones sobre arte y algo de cine

NO HAY VUELTA ATRÁS...

Relatos, ilustraciones, reflexiones sobre arte y algo de cine

Círculo de los Suicidas Perezosos

Relatos, ilustraciones, reflexiones sobre arte y algo de cine

BLOG DE THEMIS...

TE INVITO A EXPLORAR JUNTO CONMIGO...

Meta-Crónica

Sitio donde encontrarás reseñas del mundo del entretenimiento.

Museo de la Confusion

Relatos, ilustraciones, reflexiones sobre arte y algo de cine

isladelosvientos

novelas cuentos y etcéteras

Mundo Ocio

Relatos, ilustraciones, reflexiones sobre arte y algo de cine

El blog del búho

Sigue cultivando tu arte.

Ciudadela Poética

Palabras como espadas directo a la razón.

Historia Hominum

Todo sobre el recorrido del hombre en la Historia, Política y Cultura.

El Blog de los 4 Gatos

El tema recurrente es Cuba, con respeto y sin troles. You are what you write.

Últimas Noticias

Información útil, cercana y local de Venezuela

laacantha

Por fin he encontrado el sitio para esconder mi diario

ore de drum

impresii de călătorie, artă, cultură, spiritualitate, gastronomie, vinuri

El Peregrino de Casiopea

Relatos breves, lecturas rápidas.

cuentos del calamar lunar

Algunos cuentos y poemas, que navegan las noches de luna llena, por su cara oculta, y deja caer sobre las nubes, el calamar que habita el único mar lunar. Cuentos y poemas recolectados, entre los vaporosos desgarros de esas mismas nubes.

O. Mejia, Arte y Cultura

SE NOTIFICA QUE TODO EL MATERIAL GRÁFICO EXPUESTO EN ESTA PÁGINA ESTÁ PROTEGIDO POR EL DERECHO DE PROPIEDAD INTELECTUAL 'LA DIRECCIÓN NACIONAL DEL DERECHO DE AUTOR (Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Buenos Aires - Argentina) Expediente N° 5055435' ------------POR LO QUE QUEDA PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL, SIN LA AUTORIZACIÓN ESCRITA DE SUS PROPIETARIOS.------------

www.rirca.es/

Representación, Ideología y Recepción en la Cultura Audiovisual

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

la secretaria del marqués

amores perdidos, noticias inútiles, textos propios y ajenos. ¡Ultimas informaciones de Petibonia, país algo imaginario. by Princess!, corresponsal desde la divina Buenos Aires

🥇Artuska

Galería online, venta de cuadros abstractos en Málaga

amarseas

Diseño

Alfredópolis

Blog personal de Alfredo Martín G.

Recuerdos para cuerdos

Historias de mi vida y de otras vidas

selimur

İnsan hayalden ibaret

El mundo de Aylin

ME AYUDO PORQUE TE AYUDO

BLOG DE THEMIS...

TE INVITO A EXPLORAR JUNTO CONMIGO...

Rincón de Colores

Magazine - Informar, recomendar y divertir -

A %d blogueros les gusta esto: