¿Qué diferencia hay entre constructivismo, Bauhaus y estilo industrial? dentro del mundo del arte

Siguiendo el hilo de reflexión, creo oportuno hablar del movimiento Constructivismo y la escuela Bauhaus. Estas expresiones del arte surgen como respuesta a los problemas sociales que se originan por la revolución industrial y que a su vez, se relacionan con el estilo industrial.

Pero antes de ver la relación, debo señalar algunos acontecimientos de ese período de la historia:

Contexto histórico-político

La industrialización que se originó en Inglaterra y luego se extendió por toda Europa no solo tuvo un gran impacto económico, sino que además generó:

  • Enormes transformaciones sociales con el surgimiento de nuevas clases sociales: El antiguo agricultor pasa a ser un obrero industrial, con una paga y horario establecido y la antigua aristocracia terrateniente se convierte en la burguesía industrial, que basó su poder en la fortuna y no en el origen familiar.
  • Problemas de sobrepoblación, las ciudades no estaban preparadas para acoger a los que llegaron para trabajar en las industrias. Este desplazamiento trajo como consecuencia la escasez de viviendas. Por lo tanto obligó a los nuevos trabajadores a compartir espacios y a vivir en hacinamiento con todos los problemas que ello conlleva: ausencia de privacidad, estrés, mayor riesgo de transmisión de enfermedades, aumento en la frecuencia de accidentes, promiscuidad, etc.
  • Si a esto le sumamos la falta de una legislación que protegiera a los trabajadores en cuanto a salarios (que eran miserables) y horarios de trabajo (más de catorce horas diarias) nos encontramos con un caos social, una nueva forma de pobreza, ante una industrialización que prometía grandes cambios y mejoras de todo tipo. A estos problemas de los trabajadores: la mala calidad de vida; la pobreza que, como forma irónica se agudizó a pesar de tener un empleo/salario; el duro trabajo y los peligros laborales que se enfrentan a diario, se le llamó  la «Cuestión social»  
La fundición de Adolph von Menzel (1872-1875) el más importante exponente del realismo pictórico del siglo XIX en Alemania.

Surgen ideologías con propuestas para resolver este problema:

  • El socialismo que señaló como la principal causa a la distribución de la economía y a la propiedad privada.
  • El socialcristianismo que lo vio no sólo como un problema económico y de clases, sino como un problema moral y religioso. La iglesia católica a través del papa León XIII, en la primera encíclica social de la historia Encíclica Rerum Novarum», 1891) señala:

[…]En opinión de algunos, la llamada cuestión social es solamente económica, siendo por el contrario ciertísimo, que es principalmente moral y religiosa y por esto ha de resolverse en conformidad con las leyes de la moral y de la religión […]

Además la iglesia condena los abusos y exige a los estados la obligación de proteger a lo más débiles: […] Si el obrero presta a otros sus fuerzas a su industria, las presta con el fin de alcanzar lo necesario para vivir y sustentarse y por todo esto con el trabajo que de su parte pone, adquiere el derecho verdadero y perfecto, no solo para exigir un salario, sino para hacer de este el uso que quisiere […]

  • Nacionalismos (finales del siglo XVIII)
  • Los fascismos (a partir de 1922)

Como cosa curiosa: todas estas ideologías coinciden en considerar a los trabajadores como una parte fundamental en el desarrollo productivo de la nación y señalaban que debían ser protegidos por el estado.

Al llegar al siglo XIX, el llamado «siglo de la industrialización», nos encontramos con grandes cambios:

  • La ciencia y la economía se retroalimentan.
  • En política se fueron estableciendo sistemas electorales de sufragio.
  • En filosofía, surgen los principios de la mayor parte de las corrientes de pensamiento contemporáneas: el idealismo absoluto, el materialismo dialéctico, el nihilismo y el nacionalismo.
  • A mediados del siglo surge en el arte el cubismo, el constructivismo, el neoplasticismo, el grupo De Stijl, la Bauhaus y el estilo industrial.

Los movimientos artísticos

Hice mención al cubismo en el post anterior, Revolución industrial y el estilo industrial (ver cubismo) así que paso a establecer las relaciones entre constructivismo, neoplasticismo, grupo De Stijl, Bauhaus y como se enlazan con el estilo industrial.

El constructivismo, De Stijl, neoplasticismo y la Bauhaus, son movimientos paralelos que se influencian mutuamente, aunque cada uno hará aportes y modificaciones en torno a conceptos del tiempo y espacio para crear figuras dinámicas, con carácter abstracto, formas geométricas y líneas inclinadas.

Constructivismo

El arte constructivista es un movimiento artístico y arquitectónico que nace en Rusia en 1914 que se hace especialmente presente después de la Revolución de Octubre ya que la coyuntura política del momento necesitaba que las nuevas artes reflejaran el cambio de la sociedad y la arquitectura cobra un rol protagónico. Comparte los principios del cubismo arriba mencionado, le agrega formas pesadas y figuras geométricas con alusiones a elementos que simbolizaran el progreso (según las ideas socialistas)

Entre 1930 y 1950, hubo diversos concursos públicos organizados por el estado soviético para cambiarle la cara a Moscú con el objetivo de plasmar las ideas socialistas en edificios monumentales, que representaran la grandeza del proletariado y el socialismo, aunque muchos de los proyectos nunca llegaron a concretarse.

En 1920, mediante un decreto firmado por Vladímir Lenin, se estableció en Moscú los «Talleres de Enseñanza Superior del Arte y de la Técnica» (la Vjutemás) una escuela estatal de arte y técnica que tendría como función formar artistas para la industria. Los talleres buscaban: «preparar maestros artistas de las más altas calificaciones para la industria, constructores y administradores de la educación técnico-profesional» y se establece que los estudiantes tendrían una «educación obligatoria en la literatura política y en los fundamentos de la visión del mundo comunista en todos los cursos».​ Naum Gabo señalaría más adelante que la enseñanza en la escuela fue orientada más a la discusión política e ideológica que a la creación artística.

El cubo de Necker y el jarrón de Rubin, dos ejemplos de percepción multiestable.

Los métodos de enseñanza fueron funcionales e imaginativos, reflejando un interés en la psicología de la Gestalt: «El todo es más que la suma de sus partes»

La escuela Vjutemás se convirtió en el centro del constructivismo en Moscú.

Edificio que ocupó Vjutemás en la calle Myasnítskaya, 21

En 1921 la Vjutemás inició una rama arquitectónica dirigida por Nikolai Ladovsky en donde surgieron tres centros principales:

  • El «Taller académico», bajo la dirección de Alexei Shchusew.
  • Los «Talleres reunidos de izquierda», constituidos por Nikolai Ladovski, Vladímir Krinsky y Nikolái Dokucháiev. Estos talleres se centran en el desarrollo de la percepción espacial, restando importancia a las enseñanzas clásicas, obviando transmitir a sus alumnos los órdenes clásicos para evitar que produjeran copias y variaciones del arte clásico, alegando que los viejos sistemas estaban desacreditados siguiendo el manifiesto de Ornamento y Delito de Adolf Loos ( que critica el ornamento en objetos útiles), a la vez que proponían generar un arte partiendo de nuevos elementos. Otra característica distintiva fue la incorporación de maquetas de trabajo en detrimento del trabajo gráfico bidimensional.
  • El departamento de «Arquitectura experimental» o «Romanticismo simbólico» conocidos por su enfoque individualista, bajo la dirección de Konstantín Mélnikov e Iliá Gólosov, quienes en 1923 redactaron las consignas de la Nueva Academia. En ella se continúa la polémica con los otros departamentos de la misma escuela y la dialéctica entre lo viejo y lo nuevo, la forma y la imitación, la ausencia y la decadencia, el principio y el final. Una de las cosas que puntualizan, en las consignas, al hablar de la enseñanza del arte clásico: […] La verdadera marca de la NUEVA arquitectura no es sólo la reutilización de formas, sino que se basa en y a través de la reutilización de las gradaciones perceptuales establecidas de la VIEJA arquitectura […] La Vjutemás disolvió en 1924 este departamento de arquitectura. Mélnikov dejó la enseñanza en la Vjutemás, sin embargo en el diseño tuvo un éxito indiscutible.
Pabellón soviético en la Exposición de Artes Decorativas de París de 1925, de Melnikov

El pabellón soviético en la Exposición de Artes Decorativas de París de 1925 de Melnikov, que dio a conocer en occidente la arquitectura constructivista y popularizó el nuevo estilo. Sus habitaciones fueron diseñadas por Rodchenko.

En 1924 se fundó, en torno al taller de Alexander Wesnin, el “Grupo de Estudiantes de la Facultad de Arquitectura de Vjutemás” a partir de unos pocos estudiantes, al cual Iliá Gólosov también se unió. Para ellos la arquitectura no se trataba tan sólo de la composición funcionalmente libre, sino de la enseñanza basada en tareas de construcción del hormigón. Desde 1924-1925 en adelante, hubo dos grandes grupos que darían forma a la arquitectura soviética:

  • Los racionalistas: La base ideológica del grupo se apoyó en la psicología de la Gestalt y sus investigaciones se concentraron en el desarrollo de efectos “psico-organizativos” de la arquitectura. Los racionalistas enfatizaron en la forma y su percepción por parte del espectador. Algunos ejemplos de arquitectura racionalista:
Edificio sede de Izvestia en Moscú (1925-1927), de Grigori y Mikhail Barkhin. Izvestia es un periódico diario de alta circulación desde hace mucho tiempo en Rusia. 
Edificio Mosselprom (1923-1924), de David Kogan

Almacenes Mostorg (1927-1928), de los hermanos Vesnin
Fotomontaje de Wolkenbügel de El Lissitzky (1925)
  • Los constructivistas: Con un concepto de arquitectura radicalmente funcional y tecnicista. Destacaron algunos proyectos de vivienda colectiva, como la Casa Comunal del Instituto Textil, de Ivan Nikolaev. Los apartamentos Gosstrakh en Moscú de Guínzburg.
Casa comunal del Instituto Textil (1929-1931), de Iván Nikoláyev
Apartamentos Gosstrakh

Los nuevos arquitectos, aunque defendían un modo de vida colectivo, abogaban por una mayor libertad individual. Las viviendas ya contaban con una serie de servicios y suministros colectivos y estos arquitectos creían que cada persona tenía que tener su espacio individual para pasar tiempo solo o con las personas más próximas. Como primer prototipo de este nuevo paradigma, el arquitecto Ginsburg diseñó en Moscú, entre 1928 y 1932, el Edificio Narkomfin (abreviatura de Comisariado del Pueblo para las Finanzas) que luego se convertiría en un prototipo de los modernos bloques de apartamentos y urbanizaciones para toda Europa. (ver planos → aquí)

Edificio del Narkomfin (1928-1930), de Moiséi Guínzburg e Ignati Milinis

Moiséi Guínzburg, líder del movimiento en materia de arquitectura, escribió un manifiesto llamado Estilo y época, donde plantea tres ideas centrales que debían cumplir las obras edilicias del constructivismo:

  • El papel catalizador de la arquitectura y del entorno.
  • Que sea construido para el cambio social.
  • La necesidad de un método organizado por el cual el proyectista pueda responder lógicamente y deje la intuición de lado.

Como dato curioso y paradójico, este edificio emblemático de esta nueva postura se convirtió en el hogar de empleados que ocupaban cargos importantes, aunque originalmente estaba destinado a alojar a los trabajadores de Narkomfin. En la actualidad se encuentra en un estado lamentable. Otro edificio curioso es el de la Torre de Tatlin, proyecto presentado a comienzos de los años veinte que anunciaba el “glorioso futuro del comunismo”, y nunca llegó a ser edificada.

Monumento a la Tercera Internacional, o Torre de Tatlin, fue un proyecto arquitectónico del escultor ruso Vladímir Tatlin.

En una estructura espiral de hierro y acero, volcada hacia un lado en el ángulo del eje terrestre, conteniendo en su interior cuatro estructuras de vidrio con diferentes formas: un cubo, una pirámide, un cilindro y media esfera. Todos estos elementos rotarían a distintas velocidades: El cubo completaría su giro en un año, la pirámide en un mes, el cilindro en un día y la esfera en media hora.​ En su interior estaría la sede de la Internacional Comunista, una oficina de telégrafos y varios restaurantes. Dispondría de una serie de pantallas gigantes por las que se mostrarían las últimas noticias mundiales.

Una torre de estilo constructivista de 400 metros de alto (más alta que la Torre Eiffel) El monumento se imaginaba como un faro que alumbra el nuevo mundo, para ser construido en Petrogrado como monumento y sede de la Tercera Internacional.

«Las calles nuestros pinceles, las plazas nuestras paletas»

Esta declaración del poeta Vladímir Maiakovski Las calles nuestros pinceles, las plazas nuestras paletas resume el «ideal de muerte a la creación burguesa y sacrificio del artista en favor de las masas para cumplir su papel de agitación cultural» como lo señala el país.com. Si bien es cierto que no solo los arquitectos participaron en la vida pública, las obras constructivistas fueron difusoras de las propagandas revolucionarias en festivales públicos y diseños de carteles callejeros para el gobierno de la revolución bolchevique post-Octubre.

Aleksandra Ekster, pintora y diseñadora vinculada al suprematismo, constructivismo y al cubofuturismo (fusión de los elementos del futurismo y cubismo analítico. Principal escuela de pintura y escultura de los futuristas rusos) Ekster trabajó en las cooperativas artesanas campesinas; fundó un taller de enseñanza y producción en Kiev (1918–1920) También durante este período fue una de las principales diseñadores escénicas del Teatro de Cámara de Alexander Tairov. En 1919, junto con los otros artistas de vanguardia decoró, con un estilo abstracto, las calles y las plazas de Kiev y Odesa para las Festividades de la Revolución. En 1921, se convirtió en directora del curso elemental Color en la Vjutemás.

Boceto de Aleksandra Ekster. 1924. Colección Lobánov-Rostovsky.

El Lissitzky, es uno de los principales representantes del arte abstracto y pionero en su país del constructivismo. Diseñador, fotógrafo, tipógrafo y arquitecto, una de las figuras más importantes de la vanguardia rusa. Su póster más conocido: Golpea a los blancos con la cuña roja.

«Golpea a los blancos con la cuña roja». El Lissitzky  1919
«¡Dadnos más tanques!» Cartel de El Lissitzky, 1942

También contribuyó al desarrollo del suprematismo (movimiento artístico enfocado en formas geométricas fundamentales, en particular, el cuadrado y el círculo) Diseñó numerosas propagandas para la Unión Soviética, una de las últimas fue para exaltar los esfuerzos rusos en la II Guerra Mundial, titulado Davaite pobolshe tánkov! («¡Dadnos más tanques!»)

Más allá de la propaganda política las técnicas de producción y recursos estilísticos de El Lissitzky, así como la de otros representantes del constructivismo, del grupo De Stijl y el neoplasticismo, influyeron en la Bauhaus y en el diseño gráfico del siglo XX.

Neoplasticismo

El Neoplasticismo​ es un movimiento que se inició en Holanda en 1917 por Piet Mondrian. También se ha denominado constructivismo neerlandés, por su paralelismo con el constructivismo soviético. Está vinculado al nacimiento del arte abstracto y especialmente al cubismo y al futurismo. Este movimiento también influenció a la obra de Pieter Oud, Walter Gropius, Van Der RoheLe Corbusier.

Mondrian pasó de la pintura del paisaje tradicional a un estilo simbólico, para luego eliminar todo indicio de los elementos figurativos. Evolucionó del cubismo hacia una abstracción geométrica pura y jamás aceptó la línea diagonal en sus trazados.

Composición de Mondrian de 1917

Un ejemplo de arquitectura neoplasticista, cuyo requisito principal era un diseño preferiblemente sin paredes internas, es la Casa Rietveld Schröder de Gerrit Rietveld y Truus Schröder-Schrader. Es el único edificio realizado completamente de acuerdo con los principios del grupo De Stijl.

Vista exterior de la Casa Rietveld Schröder.

De Stijl 

El grupo De Stijl fue un movimiento artístico que se originó en Leiden, Países Bajos, en 1917. Las pinturas de Mondrian constituyen la fuente a partir de la cual se desarrollaron la filosofía y las formas visuales de De Stijl, que buscaba una expresión de la estructura matemática del universo y de la armonía universal de la naturaleza. El objetivo era la integración de las artes.

Los principios del grupo lo manifestaron a través de la revista De Stijl (1917-1932). En 1924 Theo van Doesburg (fundador del grupo) desarrolla su «teoría del elementarismo», la cual declara a la diagonal como un principio compositivo más dinámico que la construcción horizontal y vertical, cuyo objetivo era alcanzar una equilibrada relación entre los factores estáticos y los dinámicos con el uso de la diagonal. Fue cuando Mondrian dejó de contribuir con la revista, porque recordemos que jamás aceptó la línea diagonal en sus trazados.

Planta superior de la Casa Rietveld Schröder. Un gran espacio abierto, a excepción de un aseo y un baño. Todo el mobiliario está dispuesto para facilitar el movimiento y está incorporado a la estructura.
Silla roja y azul diseñada por Gerrit Rietveld en 1917.

Ahora bien esta búsqueda de un arte puro de relaciones visuales permaneció como una preocupación importante en las disciplinas visuales durante el siglo XX. La tecnología y la forma visual se convirtieron en el objetivo de quienes se empeñaron en lograr una arquitectura y un diseño gráfico diferente.

Y volviendo al tema de la industrialización y los problemas de los trabajadores, encontramos que durante el siglo XX en medio de los procesos de democratización, el movimiento obrero logra que se reconozcan sus derechos y su integración a la participación social, pero la nueva forma de pobreza sigue arrastrando antiguos problemas de convivencia. Entonces surgen otras respuestas artísticas a través de la escuela Bauhaus.

Escuela de la Bauhaus

Es una escuela de arquitectura, diseño, artesanía y arte fundada en Weimar, Alemania, en 1919 por Walter Gropius y cerrada por el partido nazi (1933) debido a que la ideología Bauhaus era vista como judío-socialista. Muchos de los integrantes de la Bauhaus, entre ellos el mismo Walter Gropius, se refugiaron en Estados Unidos, en donde se desarrolló una especie de «continuación de la Bauhaus» hasta la Guerra Fría. 

En el momento de su fundación los objetivos de la escuela fueron, según lo expresó Gropius: «La recuperación de los métodos artesanales en la actividad constructiva, elevar la potencia artesana al mismo nivel que las Bellas Artes e intentar comercializar los productos que, integrados en la producción industrial, se convertirían en objetos de consumo asequibles para el gran público» ya que una de sus metas era la de independizarse y comenzar a vender los productos elaborados en la escuela, para dejar de depender del estado que hasta ese momento era quien los subsidiaba.

Cabe recordar que uno de los objetivos de los artistas del neoplasticismo y del grupo De Stijl era la integración de las artes y que los constructivistas, al igual que los dos anteriores, se inspiraron en movimientos como el cubismo. Por lo tanto la Bauhaus se alimenta de todos ellos y logra combinar de manera perfecta a todas las artes con un solo objetivo: la creación de la obra en relación a su función.

«La forma sigue a la función»

Walter Gropius (1883-1969), fundador y director de la Escuela de la Bauhaus (1919-1928).

Walter Adolph Georg Gropius buscó la unión entre el uso y la estética. Se planteó el problema de la edificación en relación con el sistema industrial y con la producción en serie, llegando a considerar el edificio como un producto directo de la industria.

La primera guerra mundial interrumpió su actividad al llamarlo al frente. Y durante esos años comprendió que la arquitectura iba a desempeñar un papel importante en el problema social que la posguerra plantearía y que esta debía fundirse con la estética.

Fundó, junto con Konrad Wachsmann (en 1943), una empresa de edificaciones prefabricadas.

El nombre Bauhaus se deriva de la unión de las palabras en alemán Bau, «construcción» y Haus, «casa»; pero a pesar de su nombre y del hecho de que su fundador fue un arquitecto, la escuela no tuvo un departamento de arquitectura en los primeros años de su existencia. Sin embargo sentó las bases normativas y patrones de lo que hoy conocemos como diseño industrial y gráfico, estas dos profesiones no existían como tales y fueron concebidas dentro de esta escuela.

Sin duda la Bauhaus estableció los fundamentos académicos sobre los cuales se basaría en gran medida una de las tendencias más predominantes de la nueva arquitectura moderna, al incorporar una nueva estética que abarcaría todos los ámbitos de la vida cotidiana: una silla, una máquina de escribir, una pintura, etc.

Silla Wassily de Marcel Breuer.
Máquina de escribir Olivetti Studio 42, diseñada por el alumno de la Bauhaus Alexander Schawinsky en 1936.
En blanco II, óleo sobre lienzo de Vasili Kandinsky (1923), de su período en la Bauhaus.

Dada su importancia, las obras de la Bauhaus en Weimar y Dessau fueron declaradas como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996.

Edificio principal de la Universidad-Bauhaus de Weimar (construido entre 1904 y 1911), diseñado por Henry van de Velde 
Bauhaus Dessau. Arquitecto Walter Gropius

Un ejemplo importante de arquitectura moderna temprana es la Fábrica Fagus, construida entre 1911 y 1913 (con añadidos e interiores que se completaron en 1925). Encargada por el propietario Carl Benscheidt que quería una estructura radical que expresara la ruptura con el pasado de la compañía.

Das Fagus-Werk, Hauptgebäude (Frontale) Diseñada por Walter GropiusAdolf Meyer. El conjunto arquitectónico de la Fábrica Fagus fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2011.

En 1937 se crea la New Bauhaus, la primera escuela de diseño industrial en Estados Unidos. La Asociación de Artes e Industrias de Chicago veía la necesidad de fundar una escuela de este tipo y buscó como director al húngaro László Moholy-Nagy, recomendado por Walter Gropius. De las nuevas encarnaciones de la escuela, esta sería la que respetaría más fielmente el plan de estudios original.

Estilo Industrial

Recordemos que el estilo industrial es una tendencia estética en el diseño de interiores que parte de la utilización de antiguas fábricas y espacios industriales como viviendas. (Cómo nace y cómo se define →aquí) Usa ladrillos, sistemas de construcción y tuberías a la vista, pisos de concreto, grandes ventanas, también incorporan madera desgastada, accesorios de iluminación industrial y concreto para crear una sensación de inacabado y darle al espacio característica de «almacén» (en el caso de hacerlo en un espacio diferente a la fábrica)

Ahora bien, recordemos que en los períodos anteriores ya los artistas se habían planteado el problema de la vivienda y de las artes:

  • La arquitectura neoplasticista y el grupo De Stijl, tenían como requisito principal un diseño preferiblemente sin paredes internas.
  • La Bauhaus suma los aportes de los movimientos anteriores y logra combinar de manera perfecta a todas las artes con un solo objetivo: la creación de la obra en relación a su función.

Si tomamos en cuenta que en 1937 se crea la primera escuela de diseño industrial en Estados Unidos, la New Bauhaus, es de suponer que los artistas pioneros en estas nuevas viviendas tuvieran conocimientos de estos principios y que los adaptaran a sus necesidades de vivienda/talleres. Lo hicieron tan bien, que pronto fueron copiados para hacer de estos espacios diversos comercios como galerías de arte, restaurantes y viviendas para personas con altos ingresos.

En la actualidad, el concepto de estilo industrial es más amplio y también se puede ver en el uso de materiales inesperados que son utilizados para la construcción, como son los contenedores de envío que ahora se emplean para construir hogares, espacios comerciales, centros de datos modulares, clínicas médicas móviles, etc.

Urban Rigger, el alojamiento estudiantil flotante que revoluciona Copenhague
Contenedor refrigerado de 53 pies a casa

A manera de conclusión

Es indudable que estos movimientos, grupos, escuela, marcaron y cambiaron de manera definitiva a nuestra vida cotidiana. Ratificando que el arte/artista refleja, transmite o advierte en todas las épocas con un mensaje que a veces no está muy claro para sus contemporáneos, pero que al quedar la obra puede ser motivo de reflexión para las generaciones posteriores.

Hoy disfrutamos y vemos como «normales» vivir en un apartamento o piso con espacios individuales, aunque seamos de clase obrera, como el que diseñó Ginsburg. Los espacios abiertos dentro de las viviendas y los grandes ventanales, algunos materiales «inusuales» de construcción siguen siendo de vanguardia. Es habitual estar cómodos en una silla que encaja con el espacio del salón, aunque ésta no sea de «marca» y utilizar un utensilio de cocina bonito y cómodo, y esto es gracias a la Bauhaus. También es normal hoy en día las publicidades a gran formato, llenas de colores y formas geométricas. El arte en las calles (esculturas vivientes, happening, graffitis, etc.) Todo esto fruto de una respuesta artística a un cambio social y económico. Si miramos atrás vemos que todos estos aportes han impactado considerable en nuestras vidas y han contribuido en la percepción que tenemos de la realidad.

El arte se ha vuelto práctico, atrás quedaron la búsqueda de la belleza, la estética y el carácter mágico religioso de sus inicios. No busca exclusivamente un reflejo, ni análisis, ni trasmite una expresión de la época como el realismo, cubismo o romanticismo, por ejemplo, sino que refleja la diversidad de perspectivas tan propias del posmodernismo. El arte debe autofinanciarse (como la Bauhaus buscó no depender del estado para sostenerse, el artista ya no depende de un mecenas para sobrevivir) por lo que su arte debe ser útil y sobre todo consumible. Mas allá de la arquitectura, del diseño industrial, gráfico, la publicidad y la decoración (que tiene fines prácticos evidentes) el resto de las artes tiene como fin o vida útil el entretenimiento: única forma de ser rentable, consumible y disfrutable. Desde la revolución industrial, el arte ha pasado por un proceso de integración e independencia en su financiación y razón de ser. Ahora el arte dentro del entretenimiento presenta otras cuestiones, que son motivo para otros post.


Publicado por rosaboschetti

Relatos, historias, ilustraciones… y flexiones sobre arte

2 comentarios sobre “¿Qué diferencia hay entre constructivismo, Bauhaus y estilo industrial? dentro del mundo del arte

    1. Hola Oswaldo, son reflexiones que me hago cuando veo o escucho alguna noticia o algo que haga referencia a un estilo, una época o señale una característica en particular y me queda la espinita por dentro jajajaja 😁 Un abrazo 🐾

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: