Aquel suceso (microrrelato)

Parece que lo dice dentro de un salón de clase, será por eso que solo escucho fragmentos: …Imitación de personas de baja estofa… la máscara cómica es algo feo y deforme, pero sin dolor… Entonces mi mente reconoce las palabras de Aristóteles y comprende por qué aquellas personas ríen. Disfrutan como una comedia lo que... Leer más →

Las vendas de sus ojos (microrrelato)

Las palabras de Kant le ayudaron a quitarse las vendas de sus ojos y como un imán la realidad inexorable lo atrajo a la realidad. Comprendió que sus sueños eran infantiles, estaban hechos de castillos de arena. Con sumo cuidado los subió a un aerostato y los dejó volar. Se convirtió en una persona adulta... Leer más →

Entre llamadas y planillas (microrrelato)

He pasado muchos días entre innumerables planillas, realizado infinitas llamadas y la tan esperada cita no llega, sigo en la lista de espera. Pero hoy la fortuna me sonrió, traspasé los límites y pude hablar con alguien que se ofreció a dejarme pasar. Atravesé esa puerta que muchas veces se cerró en mis narices. Al... Leer más →

El paisaje que siempre quise visitar (microrrelato)

Aún llovía, de repente la bombilla estalló, subí muy alto para cambiarla. Desde allí divisé, sentado al lado de mi cama, a un ser extraño que fijó su mirada en mis ojos. Ambos nos contemplamos con la profundidad que da el conocimiento. Me mostró una gota de lluvia en cuyo interior había un paisaje de... Leer más →

El estilo de Piet (microrrelato)

Basado en hechos reales un poco recreados para realizar el reto: Piet teorizó sobre el no uso de la línea diagonal en sus obras, sus palabras salieron como una avalancha para explicarla. Eso la hizo especial. Un día su amigo Theo declaró en la revista que esta debía usarse para darle más movimiento y dinamismo... Leer más →

Marineros a la fuerza (microrrelato)

Reclutados, compartimos ser marineros a la fuerza: comida nauseabunda, castigos con manos de hierro. Cuando mataron a los insubordinados, tomamos el barco, huimos al Caribe, robamos tesoros. Compartimos el botín en nuestro refugio, el Palacio de las Mareas. El canal de Yucatán permitió el regreso a Europa. Paramos en Sevilla. Allí fui por el bosque,... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: