Inculpado (microrrelato)

El interrogatorio terminó con una fallida confesión. Quedó solo en la oscura alcoba. Luego llegó alguien que levantó la sábana y descubrió un rostro desfigurado.

Los labios agonizantes balbucearon: «Pónganme en una urna de cristal, quiero que todos vean lo que me hicieron».

Participa en:

Se pueden escuchar los textos narradas y amenizados con buena música en Internándose En El Asilo Oscuro 58


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.