Las vendas de sus ojos (microrrelato)

Las palabras de Kant le ayudaron a quitarse las vendas de sus ojos y como un imán la realidad inexorable lo atrajo a la realidad.

Comprendió que sus sueños eran infantiles, estaban hechos de castillos de arena. Con sumo cuidado los subió a un aerostato y los dejó volar. Se convirtió en una persona adulta que podía decidir por sí mismo el camino a seguir y cuáles serían sus sueños. Ya podía pensar sin ayuda ajena.


Este relato participa en: Escribir jugandoReto Febrero 2021. El blog de Lídia


Otros con la libertad de ser consientes, de decidir, de rebelarse

Publicado por rosaboschetti

Relatos, historias, ilustraciones… y flexiones sobre arte

17 comentarios sobre “Las vendas de sus ojos (microrrelato)

  1. se quedó sin castillos. Los debería haber atado para que no se fueran muy lejos y poder recuperarlos en caso de necesidad. la realidad, a veces, es tan insoportable como la gravedad. Recuerdo haber pensado, después de haber dejado atrás cosas por inmaduras, que soy imbécil.
    buen relato y bien condensado tanto Co tenido en tan poco espacio.
    Besoss rosa

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Gabi, así es la vida. Pero ojo, la madurez no implica falta de sueños o ilusiones, tampoco impide vivir una aventura. Ella te permite saber qué haces y creo que es más placentero estar consciente de nuestros propios sueños, limitaciones y realidades que vivir una fantasía creada por otro. Un abrazo 🐾

      Me gusta

  2. Nos muestras un bonito paso de la niñez a la edad adulta. El darse cuenta de qué cosas queremos hacer y tomar nuestras propias decisiones. Muy acorde y muy bien usadas las palabras del desafío.
    Gracias por tu aportación.
    Un abrazo, Rosa 🙂 ❤

    Le gusta a 1 persona

  3. Ah Kant, interesante sujeto, la verdad es que cuando tuve que hacer un trabajo sobre él en COU creo que casi tenía una venda y una mascarilla FFP2 ya que me resultaba muy oscuro. Luego la cosa se aclaró aunque llegado a cierto grado de esclarecimiento me parecía pesaroso seguir jugando con el Scalextric al sacrificar a la razón los impulsos de la emoción.
    Me gusta este testo y tú estilo.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  4. Querida Rosa

    Todavía recuerdo el encendido debate que hubo en el Café de la Tertulia sobre Kant y Nietzsche.

    Seguro que si el micro hubiera empezado por ‘Las palabras de Nietzsche…’, habría acabado de otra forma. 🙂

    Besitos

    Le gusta a 1 persona

Responder a rosaboschetti Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: