El expulsado: como si estuviese presente (12c) Hécuba es reina (13c)

Como si estuviera presente aunque me encuentre en lugares remotos

Decidió no asistir. Se colocaría su segunda máscara favorita (luego de la de «chistoso»), esa de: «No sé de qué me hablan». Pretendió mantenerse al margen del grupo, sin escuchar sus murmullos y poder disfrazar el temor de convertirse en el motivo de las nuevas burlas y cuchicheos. Pensó en escabullirse si los veía venir, permanecer todo el tiempo posible detrás de su escritorio aunque así sacrificara sus cafés.

Pasaron algunos días con más penas que glorias. Saturnino Segundo se planteó que fue divertido por un momento el ir y venir de gentes, el salir y entrar, sentarse al aire libre o dentro de un bar, beber en grupo y escuchar la música que les gusta a otros (aunque descubrió no sonaba tan mal). Era hora de volver a su antigua vida social con Bram y los pocos conocidos de sus viajes. Hombres y mujeres que pese a la considerable distancia geográfica, estaban muy cerca de sus opiniones e intereses y sobre todo, en la inmediatez de su mano a través del portátil.

Saturnino Segundo (silueta) conversa con Bram (gato negro) y con los amigos desde su smartphone y portátil. Habitación del hostal en desorden, libro Malas decisiones sobre la cama
Saturnino retomó los orígenes de su vida social

En su habitación Aarrnino bebe sin compartir las cervezas, aunque si la conversación: A viva voz con Bram y a través de sus dedos con esos amigos virtuales, siempre presentes e inmediatos que dan la bienvenida, reclaman su ausencia y siguen como si nada hubiese pasado con sus temas y consejos ante la angustia de Saturnino Segundo por su economía doméstica.

🔊“♫♪…nuestra ilusión. ♪♫ Ávida de cariño …♪♫”

Saturnino Segundo toma, habla, retoma la letra de la música. Está tranquilo. Los chat han servido para que aclarara: La negociación con sus padres sobre la ayuda que les da, el poder plantearse cómo pagar las cuotas del préstamo, un alquiler y sobrevivir con lo justo. Mira a través de la ventana, se distrae al ver personas desfilar, ocupadas en sus asuntos y de nuevo la abeja, que parece mirarlo desde la maceta de la planta de menta.

Habitación del hostal ordenada, el libro Malas decisiones sobre la cama. Ducha antipulga con manzanilla al gato negro (Bram)
Ducha antipulga con manzanilla

Ese fin de semana gris pensó en Bram, en darle su baño de manzanilla «No tiene garrapatas, pero le gusta» Bram se dejó hacer. Las caricias del algodón con la tibia infusión por su cuello, cabeza y patas, eran agradables y una buena excusa para intercambiar mimos con el casi borracho, Aarrnino. La sesión se vio interrumpida por un mensaje de voz que dejó pensativo Aarrnino: Daniel lo re- invitaba a la próxima tertulia de la tarde.

🔊«♫♪ …Si regresas las mañanas se visten.♪♫ De alegres canciones…♫♪»

12



El expulsado: muy exaltados (12b) ruborizar mejillas (13b) permite (14b)

Muy exaltados

Pudo encontrar rápido la dirección. Los vio de lejos, mueven sillas y mesas para formar un círculo.

—Molina ¡Llegas en el mejor momento! —dice Daniel mientras le da un apretón de manos y lo toma con sutileza por el brazo. Lo conduce hasta el fondo del círculo recién formado con las sillas. Camina con ese ritmo peculiar que tienen ellos y que hace que Saturnino Segundo se tropiece con sus propios pies. Lo sentó en el borde más alejado del centro del círculo, junto a una atractiva chica que parece sacada de un cuadro de Botticelli , por sus largos cabellos sueltos y su tersa piel.

Continúa leyendo «El expulsado: muy exaltados (12b) ruborizar mejillas (13b) permite (14b)»

El expulsado: dejadme complaceros (7b) La autoridad primaveral (9b)

¡Dejadme complaceros!

El giro de 180° que dio la vida social de Saturnino Segundo resultó una sorpresa. Cenas, películas, charlas, juegos… en fin, actividades que ni sabía se podían hacer en grupo o desde una casa.

Continúa leyendo «El expulsado: dejadme complaceros (7b) La autoridad primaveral (9b)»

El expulsado: miradme (7c) Unos juegan… (9c)

Miradme, muchachos

El giro que ha dado la vida social de Saturnino Segundo, después de haber entrado en el grupo de «La vida Próspera» implicó cafés, cenas, películas, charlas, juegos… en fin, actividades que ni sabía que eran posible en grupo. Como fue inevitable, le llegó su turno de organizar una quedada con los compañeros y su periferia. Irían también aquellos que solían estar invitados a la tertulia de la tarde, e incluso, Víctor y Daniel. «La alta esfera» cómo se la describió a Bram.

Continúa leyendo «El expulsado: miradme (7c) Unos juegan… (9c)»

El expulsado: que gire la rueda (5b)

Saturnino Segundo conduce el coche a su nueva residencia. En el puesto del copiloto está su mejor amigo con el arnés enganchado en el asiento. La ventana abierta hace entrar una leve brisa que lo despeina. No aparta la mirada del camino, lo olfatea todo, parece estudiar el recorrido. Saturnino Segundo lo mira de reojo y al ver lo grande y hermoso que está una sensación de bienestar recorre su cuerpo, Bram le da un propósito en la vida. Enciende la radio y se dejan llevar por la música.

Continúa leyendo «El expulsado: que gire la rueda (5b)»

El expulsado: rutina rota (3)

Como de costumbre llegó al trabajo al mismo tiempo que los compañeros más asiduos a las habladurías. La charla empezó en torno al tráfico. Quejas en forma de relatos sobre pequeñas molestias del trayecto, esas que pasan con frecuencia.

Continúa leyendo «El expulsado: rutina rota (3)»

El expulsado: nueva cara al mundo (2b)

Ocultos bajo el ruido de las voces chillonas de sus padres que se cuelan a través de las paredes y se mezclan con la música sin llegar acoplarse consideraron absurdos los reclamos y decidieron ponerles fin. Bram, que es el nombre de «ese amigo» estuvo de acuerdo con Saturnino Segundo, quien comenzó a organizar las pertenencias de ambos en las conocidas maletas y cajas de viajes, que ahora sirven para la mudanza.

Continúa leyendo «El expulsado: nueva cara al mundo (2b)»

El expulsado: los que fastidian (2a)

Las voces descoordinadas y alzadas en eternas discusiones provenientes del salón-comedor, se colaron por las paredes de la habitación.
Ambos sabían que agradar a los padres era algo que no iban a lograr. Los ojos verdes de Bram (así se llama «ese amigo») compartieron su calma y obligó a Saturnino Segundo a bajar el volumen de la música:

Continúa leyendo «El expulsado: los que fastidian (2a)»
Personas, gato, plantas, barajas españolas. El expulsado. Saturnino Segundo. El poder, las relaciones y sus creencias

El expulsado: Destino monstruoso (1)

Para Saturnino Segundo Molina las incómodas cenas no tienen fin. En el intento de estar ausente se movió despacio, como si en cada bocado se le fuera la vida. Su vista siguió el vuelo de una abeja, que al igual que las palabras de sus padres, revolotea de forma absurda por el salón-comedor.

Continúa leyendo «El expulsado: Destino monstruoso (1)»

A propósito de: Juego de historias (nota I)

Casi todo listo para Juego de Historias. Un proyecto que me tomó más de lo que pensé, en mi cabeza era simple, pero no tomé en cuenta los pensamientos de Saturnino Segundo Molina que me complicaron la vida al exigir su propio espacio y entre una cosa y otra del mundo real, se me ha ido enredando el hacerlo.

Continúa leyendo «A propósito de: Juego de historias (nota I)»
Sombras de piernas, cuento sobre una rutina

Hora de entrada (relato corto)

Al salir de casa pienso en lo injusto que es pasar tanto tiempo en un tráfico infernal. Cada día hay algún contratiempo distinto, alguna calle sin arreglar, alguna colisión, algún «algo» de último momento.

Continúa leyendo «Hora de entrada (relato corto)»